Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2009.

LOS ULTIMOS TRES DESEOS DE ALEJANDRO MAGNO

20090214193356-zzz-alejandromagno2.jpg

 

Una lecciòn para valorar nuestras vidas.

 

Hace pocos dìas,  recibì por correo electrònico  un mensaje  sobre “Los tres ùltimos deseos de Alejandro Magno”. Aunque no pude comprobar si  lo que allì dice sucediò realmente o no; considero que merece ser publicado, ya que nos muestra  una gran verdad respecto a la forma en la que generalmente concebimos la vida.

 

“Cuenta la leyenda que, encontràndose al borde de la muerte, Alejandro Magno (356-323 a.C.) -Rey de Macedonia, conquistador del Imperio Persa y uno de los lìderes màs importantes del mundo antiguo-, convocò a sus Generales y les comunicò sus tres ùltimos deseos.

1. Que su ataùd fuese transportado por los màs eminentes mèdicos de la època.

2. Que mientras lo llevaran a su tumba, fueran esparcidos por el camino los tesoros que habìa conquistado (plata, oro, piedras preciosas, etc.).

3. Que sus manos estuvieran fuera del ataùd, balanceàndose en el aire y a la vista de todos.

Uno de sus Generales, sorprendido por lo extraño de su petición, le preguntò cuàles eran sus razones.

Y Alejandro le explicò:

1. Quiero que los màs eminentes mèdicos carguen mi ataùd para mostrar que ellos no tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2. Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquì conquistados, aquì permanecen.

3. Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que venimos con las manos vacìas  y con las manos vacìas partimos, cuando se nos termina el màs valioso tesoro que es el tiempo.”

  

Todos sabemos que la muerte es parte de la vida. Lo màs importante es tratar de tener una buena calidad de vida y, muchas veces, el dinero puede ser un medio para lograrla. Pero el problema radica cuando el dinero se convierte en el objetivo final de las personas, dejando de lado para ello la salud, la familia y hasta el propio tiempo…

 

Ya que no podemos evitar la muerte, busquemos y tratemos de alcanzar  todo aquello que algùn dìa se irà con nosotros. Al morir nada material nos llevamos, sòlo nos llevaremos el recuerdo de los buenos momentos vividos, y las buenas acciones que supimos realizar.

...................... oooooo .....................

 

OMAR KHAYYAM – RUBAIYAT

20090226212711-zz-rubaiyat1.jpg

 

Omar ibn Ibrahim al Khayyam naciò en Nichapur, Persia. Viviò entre los años 1040 y 1123 de la era Cristiana. Libertino, sibarita, àcido, mìstico y profeta. Ademàs de poeta, fuè astrònomo y matemàtico, reformò el calendario musulmán, cultivò el Derecho y las Ciencias Naturales, pero todo le pareciò insuficiente  a la hora de resolver el misterio  del Universo, las pasiones  humanas y la existencia misma. En el plano de las letras, se destacò por sus famosas “Rubaiyat”, que constituyen una alabanza al brindis, una enorme plegaria fragmentada en  estrofas que remiten a la celebración del vino y del goce del instante frente a la finitud de la vida. La lectura de  Khayyam, ademàs de sorprendernos por su belleza, nos revela un Islam permisivo con las pasiones mundanas (lèase amor eròtico y ebriedad). He tratado de elegir algunas poesìas que màs hacen reflexionar, segùn mi modo de ver. Se suele decir que hay tantos “Rubaiyat” como traductores. Los versos aquì transcriptos corresponden a la traducción al español de una versión francesa. Espero que disfruten de estas poesìas tan especiales.

 

Todo el mundo sabe que jamás murmuré la menor oración.

Todo el mundo sabe que jamás traté de disimular mis defectos.

Ignoro si existe una Justicia y una Misericordia.

Si las hay, estoy tranquilo

porque siempre fui sincero.

 

Sé indulgente con los bebedores.

No olvides que tienes tu otros defectos.

Si quieres lograr la paz y la serenidad,

piensa en los desheredados de la vida

y en los humildes que gimen en el infortunio

y te hallarás feliz.

 

Procede en forma tal que tu prójimo no sufra con tu sabiduría.

Domínate siempre.

Jamás te abandones a la cólera.

Si quieres conquistar la paz definitiva,

sonríe al Destino que te azota

y nunca azotes a nadie.

 

Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana,

esfuérzate por ser feliz hoy.

Coge un cántaro de vino, siéntate a la luz de la luna y bebe pensando

en que mañana quizás la luna te busque en vano.

 

Confórmate en este mundo con pocos amigos.

No busques prolongar la simpatía que alguien te inspiro.

Antes de estrechar la mano de un hombre,

piensa si ella no te golpeará algún día.

 

¡Cuan mísero el corazón que no sabe amar,

que no puede embriagarse de amor!

Si no amas,

¿cómo podrás comprender la luz cegadora del sol

y la suave claridad lunar?.

 

Sabes que careces de poder sobre tu destino.

¿Por qué la incertidumbre del mañana ha de causarte inquietud?

Si eres sabio, goza del momento actual.

¿El porvenir?

¿Qué puede traerte el porvenir?.

 

Más allá de la Tierra, más allá del Infinito,

buscaba yo el Cielo y el Infierno.

Pero una voz grave me dijo:

"El Cielo y el Infierno están en ti".

 

Rápidos huyen nuestros días

como el agua de los ríos y los vientos del desierto.

empero, dos días me dejan indiferente:

El que pasó ayer y el que vendrá mañana.

 

Convéncete bien de esto:

Un día tu alma abandonará el cuerpo

y serás arrastrado tras el velo fluctuante entre el mundo y lo incognoscible.

Mientras esperas, ¡sé feliz!.

No sabes de donde vienes ni sabes a donde vas…

 

 

             ......………………… oooooo …………………......

 

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris