Facebook Twitter Google +1     Admin

LA PRIMAVERA

20080921054238-f-paparounes-1.jpg

FENOMENO NATURAL, MITO Y POESIA.

A esta parte del hemisferio (y en este caso la Argentina), ha llegado hoy la tan esperada primavera, conocida tambièn como la estación del amor, de las flores y los colores. La primavera siempre aparece identificada como sinònimo de la vida y del renacer.

Desde el punto de vista de la fìsica y la astronomía, se trata de la transición  entre el invierno y el verano. En el hemisferio sur, esta estación comienza con el equinoccio de primavera (entre el 22 y el 23 de septiembre) y finaliza con el solsticio de verano (el 21 de diciembre).

Mitológicamente, la podemos asociar con la  leyenda de  Demèter y Persèfone –dentro de la mitologìa griega-. Sintéticamente, la leyenda comienza con Persèfone  recogiendo flores en una pradera. Ella crecìa feliz junto a las otras hijas de Zeus, Atenea y Artemisa. De repente, cuando cortaba un narciso, la tierra se abre a sus pies y surge Hades -dios de los infiernos-, que rapta a la joven. Persèfone grita pidiendo auxilio a su madre, Demèter al oirla corre en su ayuda, al no encontrarla, comienza para ella un largo peregrinaje buscando a su hija. Durante nueve dìas y nueve noches recorre el mundo, sin comer, ni beber, errante,  con una antorcha en cada mano. La còlera de Demèter es tal que abandona el Olimpo, se disfraza de vieja, y se niega a cumplir sus funciones -de fertilizar la tierra y fructificar los campos-, hasta que su hija no le sea devuelta. La vida se paralizò mientras la deprimida Demèter buscaba a su hija perdida, descansando en la piedra de Agelasta. Finalmente, Zeus no pudo aguantar màs la agonìa de la tierra y obligò a Hades a devolver a Persèfone, enviando a Hermes para rescatarla. Pero antes de liberarla, Hades la engañò para que comiese seis semillas de granada, que la obligaban a volver seis meses cada año. Cuando Demèter y su hija estaban juntas, la tierra florecìa  de vegetación. Pero durante seis meses del año, cuando Persèfone  volvìa a los infiernos, la tierra se convertìa de nuevo en un arial estèril. La historia de Demèter y Persèfone es algunas veces interpretada como una alegorìa del tiempo de la germinaciòn de los granos, cuando Persèfone estaba oculta con Hades, y la explosión  de vida de  la primavera y verano, cuando Persèfone acudìa  junto a su madre.

Màs allà de la fecha indicada y la leyenda mitològica, lo cierto es que  la primavera es siempre recibida en todas partes del mundo con alegrìa y celebraciones. Los poetas, por su puesto, nunca fueron indiferentes a sus encantos, y son muchos los poemas que se han escrito sobre la primavera.

Dejo aquì una bella poesìa de la poetiza chilena Gabriela Mistral; y un florecido saludo de primavera para todos.

 

DOÑA PRIMAVERA

-    Gabriela Mistral        -

-Poetisa chilena 1889-1957-

Doña Primavera
viste que es primor,
viste en limonero
y en naranjo en flor.

Lleva por sandalias
unas anchas hojas,
y por caravanas
unas fucsias rojas.

Salid a encontrarla
por esos caminos.
¡Va loca de soles
y loca de trinos!

Doña Primavera
de aliento fecundo,
se ríe de todas
las penas del mundo...


No cree al que le hable
de las vidas ruines.
¿Cómo va a toparlas
entre los jazmines?

¿Cómo va a encontrarlas
junto de las fuentes
de espejos dorados
y cantos ardientes?

De la tierra enferma
en las pardas grietas,
enciende rosales
de rojas piruetas.

Pone sus encajes,
prende sus verduras,
en la piedra triste
de las sepulturas...

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño,
y de exultación.

.................... oooooo ................

 

 

Comentarios » Ir a formulario

aitaka

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris